Senshi

El guardián de mi casa

Una soleada tarde transcurría en San José del Cabo, BCS… cuando una joven mujer que caminaba junto a su hija, comenzó a escuchar a lo lejos un débil maullido que llamó su atención, al notar que provenía del basurero, se acercó lentamente para descubrir que se trataba de un pequeño gatito negro, despeinado, sucio y al parecer, con apenas unos días de nacido.

No dudó en recogerlo y llevarlo a su refugio de animales y noblemente lo acogió y lo cuidó, curando sus ojitos que ya estaban infectados. Lo alimentó dándole leche evaporada con una jeringa hasta que tuvo suficiente fuerza para ser dado en adopción. Y así, recorriendo la plaza del pueblo con un bello atardecer rosado, de esos que solo se ven en los Cabos, un día jueves, en el llamado “jardín del arte”, preguntaba a todo el que veía si alguien deseaba adoptar al gatito que llevaba en una pequeña caja, sin embargo, la respuesta de todos fue NO… al llegar conmigo, que me encontraba exponiendo algunas de mis obras, me enamoré en cuanto lo vi y pensé en mi hija mayor, que llevaba ya un tiempo pidiéndonos tener un gatito negro de mascota. Decidí darle la sorpresa, aunque ella se encontraba de viaje. Me lo entregaron en una toalla blanca junto con su mamila, dándome algunas indicaciones para cuidarlo, alimentarlo y limpiar sus ojos. Lo tomé en mis manos y lo pegué en mi pecho escuchando sus maullidos, que para mí decían mamá.. apenas podía abrir un ojito… ansiosa, recogí mis cosas de exposición y lo llevé a casa.
Ha pasado poco mas de un año y ahora ese pequeño gatito de ojos azules que se tornaron verdes y que mi hija llamó Senshi, es el guardián de mi hogar y todos lo amamos.

Autor: Margarita Ascencio.

Texto: El guardián de mi casa

 

R de Lola
Y todo el equipo de trabajo no son responsables del contenido de las publicaciones, solamente brindamos espacios libres de expresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *